Angustia: ¿Qué es y cómo tratarla?

¿Te has sentido desorientado, inquieto o con una sensación desagradable e indeterminada que te abruma y no sabes por qué? Posiblemente sea angustia. El psicoanálisis delimita a nivel conceptual y práctico un tratamiento para este afecto. ¿Quieres saber en qué consiste? ¡Lee el siguiente artículo!

Angustia: ¿Qué es y cómo tratarla?
Esta es la información que encontrarás en este articulo

¿Qué es la angustia?

La angustia es un concepto desarrollado por la filosofía existencialista. Es una condición de afecto necesaria; un motor anímico fundamental que el ser humano debe transitar en la construcción de su self. Etimológicamente la palabra angustia proviene del alemán “Angst” y traduce: “estrechez”.

La angustia es una condición humana que en sí misma no tiene un objeto representativo en la realidad, por eso te sientes abrumado pero no sabes con certeza hacia qué. A diferencia de la ansiedad, el miedo, fobias u otras emociones, la angustia carece de objeto y es, al decir de Lacan, el único afecto que no engaña.

Mientras que la psicología y la psiquiatría ven a la angustia como un concepto descriptivo que puede producir conductas no operativas, el psicoanálisis ve en ella un motor esencial del despliegue de la vida anímica, porque el psiquismo se enfrenta a la posibilidad de No-ser, esto es, a la muerte, por lo que su función para la psique es explicativa y estructurante.

https://d3ekkp2oigezer.cloudfront.net/business/107/blogs/110/images/quote_18.jpg

Crisis de angustia

La crisis de angustia es una disposición compleja del aparato psíquico que puede revelar en tu vida la fatalidad de la pérdida, inhabilitando la relación del Yo con el mundo. De esta manera, una crisis de angustia puedes vivirla como un anclaje al pasado, generando malestares emocionales y físicos intensos por algo que se experimentó como pérdida.

También la crisis de angustia puedes vivirla como miedo al futuro, en la vacilación de no saber y no poder concretar tus decisiones. Puedes sentir mucho miedo y desesperación repentinos frente a los cambios que depararía tu devenir; surgiendo pensamientos catastróficos que impiden ver los recursos de los cuales dispones para hacerle frente a tu realidad.

El trastorno de angustia desde la psiquiatría y la medicina

Los trastornos de angustia son bien delimitados por la psiquiatría. Dicha disciplina observa que las crisis de angustia se entrelazan a múltiples contextos de orden simbólico y se expresan a través de la ansiedad en conductas no operativas con manifestaciones físicas medibles.

Para la psiquiatría hay diversos indicadores por los cuales se exhiben los trastornos de angustia. En especial destacan: miedo persistente, inquietud, sensación desagradable de vértigo o ahogo. La ciencia médica distingue entre los siguientes trastornos de angustia, de acuerdo con el DSM-IV:

  • Ataque de pánico. (crisis recurrentes e inesperadas, acompañadas de un miedo agudo o terror a morir)
  • Agorafobia (miedo persistente por estar en lugares abiertos)
  • Trastorno de angustia sin agorafobia
  • Fobias especificas (o llamada histeria de angustia)
  • Fobia social

https://d3ekkp2oigezer.cloudfront.net/business/107/blogs/110/images/angustia-1280x720.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Neurosis de angustia: primera teoría freudiana de la angustia

Este tipo de Neurosis fue descrito por Freud a finales del siglo XIX. De acuerdo con el padre del psicoanálisis, la neurosis de angustia es un conflicto actual, es decir, que su motivo no se remite a factores conflictivos de la vida infantil.

Si tomamos como referencia la primera teoría freudiana de la angustia (Previa al Más allá del Principio del Placer) este síndrome se caracteriza por una acumulación de tensión libidinal que no puede ligarse a una representación o a un objeto.

De esta forma, dicha tensión sexual es descargada en el cuerpo físico, a través de síntomas como: sudoración, aumento del ritmo cardiaco, dificultad para respirar, diarreas, bulimia, vértigos y una disposición de espera ansiosa.

En este momento de su desarrollo teórico, Freud pensaba que la neurosis de angustia se contraía, primeramente, por una predisposición hereditaria y también por impresiones o prácticas sexuales en pareja que marcaron la adolescencia y adultez del individuo.

Así, este cuadro se relacionaba para Freud con la eyaculación precoz, con las prácticas del coitus interruptus, la abstinencia sexual o cualquier práctica donde existía una excitación frustrada o un apartamiento de la esfera sexual en el psiquismo, de allí que se relacione con el síndrome de la impotencia adquirida.

Neurosis de angustia: segunda teoría freudiana

A mediados del siglo XX, en 1926, Freud funda una nueva visión sobre la angustia. Establece que es un afecto displaciente, producto de una situación percibida como peligrosa. Se expresa principalmente en la fisiología del organismo, a través de la aceleración del ritmo cardiaco y la sensación de ahogo.

La angustia en éste momento de su desarrollo teórico, se liga ya no a la represión sexual, sino a la percepción de peligros o traumas que amenazan la satisfacción de las necesidades básicas, revelando el miedo a morir. La neurosis de angustia la podrás vivenciar como un sentimiento de desamparo y desvalimiento.

De acuerdo con Freud, la angustia emerge en un primer momento, como una re-producción de la ausencia, pérdida o separación respecto a la madre; lo que se configura la amenaza de perecer, siendo un recuerdo inconsciente a la primera castración: El trauma del nacimiento: “época en la que el sujeto se hallaba a cubierto de los peligros que hoy le amenazan”.

La angustia se relacionaría pues, con la pérdida del objeto amado, que en un inicio es el pecho materno. Cuando somos niños, podemos experimentar la ausencia materna en la soledad, en la oscuridad, o cuando encontramos a una persona extraña en el lugar de nuestra madre. De allí que la angustia se relacione con el miedo a estar en falta de lo amado, a la castración; a morir.

Angustia existencial

La angustia existencial o filosófica, es una posición subjetiva que puedes vivir en la forma de un abismo radical; expresado en una sensación de zozobra, abandono y desamparo. Por lo que te puedes sentir insatisfecho, lleno de dudas y reproches que te impiden actuar como realmente quieres.

En ocasiones, las personas responden a lo desconocido a través de actitudes obsesivas como rituales, dudas constantes, o auto-reproches que no los conducen a ningún lugar, no obstante lo cual, les resulta sumamente dificultoso desprenderse de estos. El método psicoanalítico es el único método probado para tratar la angustia existencial.

Algunas causas de la angustia

En ocasiones, la culpa y la sensación de abandono constituyen sentimientos que pueden desencadenar angustia. Para la filosofía budista, sentirse culpable es sentir que el vacío existencial no pueda ser llenado nunca, y ese vacío lo representa precisamente el abandono.

En este último sentido, una posible causa puede relacionarse a una falla fundamental de la función materna en lo pre-edípico. Recordando que cuando somos bebés, el aparato psíquico está fragmentado y es el “maternaje” lo que da la sensación de integración.

El “maternaje” pues, da la sensación de continuidad, confianza y esperanza; si la madre fue extremadamente sobreprotectora y no se disimuló en el ambiente ilusionando y desilusionando al deseo del bebé, en la vida posterior, puede surgir en éste la desesperanza y falta de creatividad para afrontar la vida sin saber el porqué.

Síntomas de la angustia

Esta afección suele manifestarse mediante un primer momento de sensación de “estrechez” o vacío, para dar luego a un segundo tiempo en el cual adviene el síntoma taponando el agujero o vacío angustiante. De acuerdo con la psiquiatría, en las crisis de angustia, una persona experimenta los siguientes síntomas:

  • Sudoración
  • Aumento de la frecuencia cardiaca y en algunos casos hormigueos en las extremidades.
  • Sensación de ahogo
  • Opresión en el pecho
  • Nauseas o sensación de vértigo
  • Sincopes o desmayos
  • Escisión del sistema consciente
  • Alteración del polo motor (inhibición de la voluntad)
  • Miedo irracional a la muerte
  • Miedo irracional a enfermar (hipocondría)
  • Miedo por presentar más crisis, perder el control y “volverse loco”

Diferencia entre ansiedad y angustia

Mientras que la angustia es una dimensión de malestar significativo e indeterminado que no tiene un correlato representativo en la realidad; la ansiedad es una respuesta conductual que prepara al organismo para huir o enfrentar un peligro.

La ansiedad es normal en el organismo y nos permite captar un peligro real a fin de permanecer alertas. Empero, si la ansiedad traspasa dicho límite, se caracteriza por la incapacidad de afrontar situaciones externas que se perciben como amenazantes y que están sólo en el pensamiento o los sentimientos, es decir, en lo que Freud llama la realidad psíquica.

En este sentido, la ansiedad puede expresarse en distintos niveles:

  • A nivel cognitivo: pensamiento distorsionado sobre una situación que se percibe como amenazante y desencadena una emoción de miedo.
  • A nivel motor: acciones de nuestro cuerpo para producir movimientos ante alguna amenaza, p.ej: correr o pelear.
  • A nivel fisiológico: respuestas del organismo como aceleración del ritmo cardiaco, sudoración, o temblores.

Como se ha visto, entre las diferencias fundamentales de estos dos conceptos, se obtiene que: la ansiedad es una respuesta conductual normal ante situaciones amenazantes reales, manifestadas a nivel cognitivo, emocional y conductual; mientras que la angustia es un estado de expectación al peligro y a lo desconocido; una condición estructural de tu psiquismo que genera impotencia y sensación de desaliento en el hecho de vivir. Por ejemplo: “Tengo miedo a morir, la vida carece de sentido, todo lo que haga no tendrá ningún valor, estoy sumergido en la nada” De allí que, la persona con angustia se extravíe permanentemente en titubeos y no pueda disfrutar su vida.

Tipos de angustia

Para el psicoanálisis freudiano hay varios tipos de angustia, de los cuales se destacan los siguientes:

  • Neurosis de Angustia
  • Angustia real
  • Angustia automática
  • Histeria de Angustia
  • Angustia de Castración
  • Angustia depresiva

Histeria de angustia

Este tipo de afección, es llamada también “neurosis fóbica”. Se caracteriza porque la sensación desagradable de miedo o terror se enlaza de forma irracional a diversos objetos (personas, animales o cosas) o incluso espacios (como por ej. la agorafobia).

Lo anterior quiere decir que la histeria de angustia se ubica en el orden de lo simbólico. Ya Charcot la había catalogado como una “enfermedad de representación”. A diferencia de la histeria o la neurosis obsesiva; la representación fóbica se liga al miedo. La fobia, en efecto, viene a transformar, disfrazar, y permutar la angustia misma en un Significante (por ejemplo: miedo a las arañas, miedo a la oscuridad, miedo a las alturas, o miedo a volar en aviones).

De esta manera, si tienes una fobia recurrirás, -para ocultar en vano la angustia- a diversos modos de evitación frente al administrador temido, hasta el punto de anular tu vida cotidiana en el intento de no sentirte constreñido. Es interesante señalar la siguiente afirmación de Lacan “la fobia constituye una llamada de socorro, la llamada a un elemento simbólico singular”. Tras lo simbólico temido se halla lo que no engaña: La angustia existencial.

Autor: Kevin Samir Parra Rueda.

Compartir
Más articulos
Cerrar X