Un mal poco conocido: Ansiedad Social

¿Evitas relacionarte con otras personas por inseguridad o incomodidad? ¿Te consideras tímido frente a desconocidos por miedo que te critiquen? ¿Te da temor parecer torpe en las relaciones interpersonales? Es posible que atravieses por ansiedad social. Aprende más acerca de esta dificultad aquí.

Un mal poco conocido: Ansiedad Social
Esta es la información que encontrarás en este articulo

¿Qué es la ansiedad social?

También conocida como fobia social, la ansiedad social es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por el miedo descomunal, irracional y persistente por la percepción de un peligro imaginado que te impide actuar en público, platicar y relacionarte asertivamente con otras personas.

La ansiedad social conlleva una alteración de las condiciones psicológicas de la persona, en especial aquellas ligadas a la afectividad y al control de impulsos en situaciones sociales, así como al modo en que te relacionas con los otros.

Suele causar comportamientos de evitación y expectativa angustiosa ante situaciones colectivas percibidas como peligrosas. Por ejemplo: si sientes ansiedad social, evitarás ir a esa fiesta a la que tanto quieres ir porque te consideras inepto o torpe al entablar conversaciones con las personas. O bien, no querrás conocer a la chica(o) que te gusta por miedo a que te rechacen ya que inconscientemente te consideras inferior.

Características generales de la ansiedad social

El trastorno de ansiedad social inhibe tu respuesta en los escenarios sociales y, al igual que los trastornos de ansiedad en general, afecta la cognición, es decir, la manera en que interpretas la realidad interpersonal así como la
autovaloración, es decir, la estima que sientes por tí mismo.

Esto acarrea una serie de pensamientos automáticos y creencias distorsivas acerca de ti mismo, en general de índole negativa. Por ejemplo: “Yo no sirvo para hacer amigos”; “siento que soy inepto para relacionarme con los demás”; “soy feo y no puedo tener pareja”; “suelo incomodar a los otros” o pensamientos de carácter persecutorio como “las personas son malas y se burlan de mi”.

El trastorno de ansiedad social incide a nivel emocional a través del miedo y la vergüenza dificultando tu capacidad de hacer amigos y de establecer relaciones interpersonales en las que te sientas cómodo, suelto y dificulta tu confianza en los otros así como el sentido de pertenencia a un grupo o relación (sentir que formas parte).

Si estás atravesando por este trastorno, posiblemente se te haga difícil compartir lugares con nuevas personas, te sentirás muy incómodo, ya que creerás que te están observando y juzgando. Es posible, también, que evites lugares públicos como restaurantes, cafés, cines, parques y tengas problemas para encontrar pareja.

Test de ansiedad social (Rorschach)

Uno de los test de ansiedad social que arrojan resultados sobre la dinámica intra e interpersonal, es el test de Rorschach. Se trata de un test proyectivo con alta validez y confiabilidad que permite a la persona establecer asociaciones de palabras ante diez estímulos (las célebres manchas de tinta) para crear signos que serán analizados a fin de dar cuenta de tu personalidad y de los en que te relacionas contigo mismo y los demás.

Según lo que veas, el modo en que respondas a las manchas y lo que proyectes en ellas, un experto analizará tu psique y te hará una devolución consecuente. El test brinda resultados acerca de la manera emocional e inconsciente en la que te relacionas y percibes la realidad social, pudiendo revelar factores estructurales como: sentimientos de inferioridad, culpa, temores a figuras de autoridad, o impulsos sexuales reprimidos que inciden en cómo estableces vínculos sociales.

Síntomas de ansiedad social

Entre los síntomas de esta fobia, se destaca el temor, vulnerabilidad y preocupación en el hecho de estar fuera de tu "zona de confort", la cual puede manifestarse por los siguientes signos:

  • Miedo a salir de casa.
  • Rubor, temblores, taquicardia o mutismo al estar en público.
  • Miedo al rechazo: Evitas a toda costa hablar o tener contacto con personas que no conoces, ya sea en tu lugar de trabajo, escuela, parques u otro espacio público.
  • Expectativa angustiosa al asistir a eventos sociales.
  • Comparaciones constantes, donde te desvalorizas.
  • Temor al conversar con figuras de autoridad,} en el ambiente laboral o escolar.
  • Miedo a ser criticado.
  • Sentimientos de inferioridad o culpa.
  • Timidez amorosa.

¿Cómo se manifiesta la ansiedad social?

La ansiedad social puede manifestarse de diversas formas. Entre ellas, se destaca el mutismo selectivo, caracterizado por un miedo irracional a hablar en situaciones sociales específicas donde no te sientes en confianza lo cual, teniendo en cuenta este trastorno, suele ser la regla y no una simple excepción. Por ejemplo, tienes miedo a hablar en tu salón de clases cuando el profesor establece una pregunta y tú sabes la respuesta; o bien, cuando tu jefe es injusto contigo y quieres hacérselo saber, no puedes expresar tu opinión.

Asimismo, se manifiesta en la forma de la timidez, un estado subjetivo de intranquilidad e impotencia por entablar conversaciones con personas nuevas a quienes te gustaría conocer y a las que no sabes cómo abordar. Asimismo, puede que sientas imposibilidad para actuar y atraer a la persona que te gusta, hasta el punto de llegar a un bloqueo que te angustia y paraliza.

Otra manifestación del desorden de ansiedad social, como decíamos anteriormente, lo constituyen los rasgos o ideas paranoides, es decir, una hipersensibilidad que lleva a la persona a tener una desconfianza hacia los demás, de quienes se esperan pensamientos y acciones de carácter hostil (piensan/hablan mal de mí). La expectativa de ser atacado, agredido, traiciondo, por supuestp deriva en un fuerte rencor y hostilidad del propio sujeto hacia el mundo social.

Ámbitos en los que interfiere la ansiedad Social

El desorden de ansiedad social se encuentra estrechamente vinculado con los rasgos del trastorno de personalidad evitativo. Se caracteriza porque hay en ti sentimientos de incompetencia, susceptibilidad excesiva por críticas negativas, hasta el punto de darte miedo salir de casa.

De este modo, la ansiedad social puede estar causando una serie de sufrimientos y desordenes en diversos ámbitos de tú la vida, tales como:

  • El área laboral.
  • El campo escolar.
  • La psicosexualidad.
  • La autovaloración

Las anteriores dimensiones son indispensables para el funcionamiento operativo del psiquismo. Si hay fallas en alguna de ellas, podrás vivir constreñido y con una sensación incómoda que te impedirá lograr lo que deseas, ya que te percibirás a ti mismo como una persona torpe, culpable o inferior a los demás.

La ansiedad social suele desarrollarse durante la infancia o la adolescencia por impresiones estresantes o traumáticas (humillaciones, maltrato o lo que hoy se conoce como "bullying") por parte de otras personas intra y extrafamiliares.

En la clínica con niños, un modo de detectar a tiempo síntomas relacionados con la ansiedad social (berrinches, retraimiento y timidez excesivos en el aula o en grupos extraescolares, exceso de tiempo frente a dispositivos tecnológicos, entre otros) es la técnica del juego. A partir del juego en tanto espacio de sublimación y de proyección de un universo simbólico inconsciente, el analista podrá acceder a las fantasías y temores del sujeto e intervenir a tiempo construyendo límites saludables.

El especialista tomará en cuenta estos criterios para diagnosticar el trastorno de fobia social. Uno de ellos es el tiempo de presencia del conflicto; su duración debe tener 6 meses o más. También debe haber una angustia insoportable que deteriore la calidad de vida en las áreas: académicas, laborales, psicosexuales, e intrapersonales.

¿Qué hacer al respecto?: El tratamiento psicoanalítico de la ansiedad social

El primer paso para superar este trastorno es re-conocer que tienes el conflicto, y luego tener la valentía de hacerte cargo de tu angustia buscando apoyo profesional. Como señalamos anteriormente, el psicoanálisis te invita a traer y revelar lo que hay detrás de tus miedos para hacerles frente.

El tratamiento psicoanalítico de la ansiedad social hará uso de la asociación libre (regla psicoanalítica fundamental) con el fin de descubrir las motivaciones inconscientes, aquellas vivencias o representaciones reprimidas que generaron la fobia social en primer lugar, configurando este modo patológico, retraído y temeroso de relacionarte con otros.

La pregunta clave en este punto es: cuando te defiendes de los demás, ¿de qué te defiendes? Por supuesto aquí la pregunta sólo puede ser abordada en términos de la realidad psíquica, es decir, considerando que eso de lo que te defiendes, por más que lo ubiques en un escenario exterior (los otros, sus miradas, las burlas, sus pensamientos) es algo que te ocurre a ti, y de lo cual te haz de hacer cargo.

En otras palabras: psicoanalíticamente hablando, la única forma posible de curarte de tus miedos es reconciliarte con ellos y para ello deberás analizar qué quieren decir, qué representan, cuál es el mensaje cifrado que, en tanto síntomas, estas reacciones irracionales y en apariencia absurdas, encierran. 

Por otra parte, el psicoanálisis, al hacer lugar a la relación transferencial entre el paciente y el analista, permite desplegar aquello que se conoce como resistencias afectivas, es decir, las modalidades, actitudes y estrategias que, sin darte cuenta, utilizas para hacerle frente a la percepción irreal del peligro social, para justificar tus miedos o para mentirte respecto de ellos.

Autor: Kevin Samir Parra Rueda.

Compartir
Más articulos
Cerrar X