Edgar Allan Poe: el doble y lo ominoso

El concepto de lo ominoso, desarrollado por Freud luego de la Primera Guerra Mundial, le dio elementos para pensar un aspecto siniestro, terrorífico de lo humano. El escritor inglés Edgar Allan Poe y su doble, William Wilson, constituyen un ejemplo paradigmático de este concepto en la literatura.

Edgar Allan Poe: el doble y lo ominoso
En este artículo encontrarás:

Introducción

Me propongo, a través del presente artículo, trabajar el cuento "William Wilson", escrito por Edgar Allan Poe, a fin de intentar anudar el concepto: "Lo ominoso" -desarrollado por Sigmund Freud- y su doble en una obra literaria, intentando comprender cuál es la función que cumple este recurso, así como su significación psicológica tal como fuera señalada por el padre del psicoanálisis.

Sigmund Freud trabaja lo ominoso -como lo familiar extraño- tiempo después de que termina la primera guerra mundial. Al parecer, este concepto le dio elementos para pensar la parte terrorífica de lo humano, consiguiendo elaborar así algunos de los horrores que la humanidad vivía por entonces.

Posteriormente (en 1921), Freud abordará en detalle el problema de la identidad y así como lo traumático anudado a la relación especular con el otro, que se traducía a una hostilidad insoportable y a la necesidad imperiosa de anularlo, con las consecuencias nefastas que ello supone en términos de la convivencia humana. (Véase, por ejemplo, la opinión de Freud respecto del "narcisismo de las pequeñas diferencias", concepto tan vigente por estos días.

Cabe destacar que, como nos enseña Freud, si las obras de los poetas y escritores han tenido tanto suceso a lo largo de la historia, esto es un claro indicio de que los sentimientos que evocan no sólo son transitados por los personajes en el ámbito de la ficción sino que, con toda probabilidad, también están presentes en la vida anímica de cada lector quien se conmueve y se identifica de manera espontánea en una relación "de inconsciente a inconsciente" con los dramas vivenciados por aquellos.

Este artículo nos permitirá poner de manifiesto algunos de los fuertes lazos existentes entre la literatura y el psicoanálisis, los cuales fueron identificados por Freud a lo largo de toda su producción bibliográfica.

Primeras épocas, extravío y dramático final

A continuación, presento una breve reseña bibliográfica del escritor Edgar Allan Poe a fin de poner, de cierta manera,  su vida en contexto y así comprender, aunque más no sea de manera somera, el lugar que ocupa en su vida la idea de lo ominoso y el doble, personificado por "William Wilson".

Como datos sobresalientes de su historia biográfica, cabe señalar que Edgar Allan Poe quedo huérfano antes de cumplir 3 años de vida. Edgar Allan Poe vivió dos grandes tragedias: la primera fue al año de haber nacido ya que su padre falleció y la segunda fue cuando su madre muere a causa de tuberculosis un año después del deceso del padre de Poe. Eso lo catapultaría hacia una nueva vida, lejos de los escenarios teatrales donde sus padres biológicos actuaban.

En ese momento, Poe fue adoptado por John Allan y su esposa Frances. De posición económica elevada, Frances y Allan fueron los responsables de criar y educar a Poe. Pese a tomar el apellido Allan, Poe jamás fue adoptado formalmente y reconocido legalmente como hijo.

Parte de su infancia, la vivió en Londres junto a sus padres adoptivos, estudiando en internados exclusivos de su época. Mientras que el padrastro de Poe era un hombre huraño y nunca apoyó a Edgar en su afán de ser escritor, su madre adoptiva puso toda su fe en el muchacho, demostrándole su cariño y apoyo.

Desde muy pequeño, Poe estuvo rodeado de mitos y cuentos asociados al terror, lo cual parece haber despertado en él aquella curiosidad por la escritura hacia el género de misterio y a la poesía. Al crecer, entró a estudiar en la universidad de Virginia. A partir de allí, inició una relación problemática con la bebida y las apuestas que le hizo difícil continuar con sus estudios. Años después se casó con su prima, mucho más joven que él. Posteriormente, ella murió de tuberculosis.

Al parecer, un día de 1849 Poe desapareció y se le perdió el rastro. El 3 de Octubre de ese mismo año, fue hallado en las calles de Baltimore en estado de delirio, "muy angustiado y necesitado de ayuda inmediata". Fue trasladado por su viejo amigo James E. Snodgrass al Washington College Hospital, donde murió el domingo 7 de octubre a las cinco de la madrugada. En ningún momento fue capaz de explicar cómo había llegado a dicha situación ni por qué motivo llevaba ropas que no eran suyas.

El estilo literario de Poe: William Wilson y su doble

Poe públicó su primer libro a la edad de 18 años donde ya había nociones de lugares lúgubres, terroríficos y con aspectos oscuros. El escenario de «William Wilson», por su parte, es semi-autobiográfico y se relaciona con la residencia de Poe en Inglaterra cuando era niño.

La obra «William Wilson» es un relato corto que claramente explora el tema del doble. Más precisamente, la presencia de un segundo "yo" que atormenta al protagonista, haciéndose presente cada vez que el "William narrador" realiza una acción poco ética o malvada. La presencia de este doble lo lleva a la locura, o bien representa su propia locura. 

Ahora bien: ¿Por qué Poe no da el nombre verdadero del personaje? ¿Qué niega Poe al no decir el verdadero nombre del personaje?¿Cuál es es el efecto que busca producir en el lector?

Poe continúa su relato narrando el lugar donde vivía William Wilson y señala que es allí donde conoce a su doble. En un principio se veía incrédulo de conocer a alguien con sus mismas características físicas, más aun a alguien que llevaba el mismo nombre que él.

Es sóloun  tiempo después que William Wilson decide hacer algo con su rival, que durante algunos años fue prácticamente su sombra, hecho que lo frustraba y le generaba múltiples problemas. Una noche, William Wilson decide gastarle una broma a su doble y contendiente...

Sin embargo, todo sale de una forma distinta a lo esperado. Como Poe lo señala en su libro: mientras mis ojos se clavaban en su cara, lo miré e inmediatamente quede petrificado, helado. Respiré con dificultad, me temblaban las rodillas y mi espíritu cayó presa de un horror sin sentido, pero intolerable. ¿Eran esos… ésos, los rasgos de William Wilson?

¿Que reconoció -o desconoció- William Wilson en su doble? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que a partir de ese momento, comenzó a extraviarse en las bebidas alcohólicas y en excesos, como si eso le ayudara a disminuir la angustia producida por ese encuentro.

¿Qué es lo ominoso según Freud?

Sigmund Freud menciona que lo ominoso es aquella variedad de lo terrorífico que se remonta a lo consabido de antiguo, a lo familiar desde hace largo tiempo.

Siguiendo a Freud y al personaje William Wilson, Poe comienza su relato haciendo algo muy particular, no da el nombre verdadero del personaje, como si al nombrarlo, él se reconocería en el cuento, incluso lo cambia por otro y se justifica de esta manera: Permitid que, por el momento, me presente como William Wilson. La página inmaculada que tengo ante mí no debe ser manchada con mi verdadero nombre.

Freud señala que el doble fue, en su origen, una seguridad contra el sepultamiento del yo, una enérgica desmentida del poder de la muerte, como si desde su infancia Poe hubiera buscado una respuesta a lo que estaba viviendo y por ello creara al personaje William Wilson, para continuar con su vida, y lo mortuorio de mirar a su doble le mostrara el vacío que estaba viviendo. 

De este modo, el doble ha devenido en una figura terrorífica, así como los dioses tras las ruinas de su religión, se convierten en demonios, demonios que parecen externos, pero que en realidad habitan en nuestro interior. Como dice Sigmund Freud: "lo ominoso del vivenciar se produce cuando unos complejos infantiles reprimidos son reanimados por una impresión, o cuando parecen ser refirmadas unas convicciones primitivas superadas, aquellos recuerdos que parecieran ya no existir (pero que aún se encuentran en el inconsciente) se hacen presentes".

¿Quién es William Wilson?

Este recurso literario pareciera apuntar a desdibujar esos límites que hay entre la realidad y la fantasía...Cabe preguntarnos, en este sentido, si Poe pareciera querer reflejar con estos párrafos ciertos momentos de su vida que le han producido una cierta extrañeza o sensación de despersonalización...

El hecho es que el encuentro con el doble, hace que William Wilson tome la decisión de abandonar la escuela. Esa sorpresa de ver lo familiar en su doble lo sacude y hace que su vida cambie. Teniendo en cuenta a Freud, helos aquí: la presencia de dobles en todas sus gradaciones y plasmaciones, vale decir, la aparición de personas que por su idéntico aspecto deben considerarse idénticas. 

William Wilson tiene un combate a muerte con su doble y comenta lo siguiente: Has vencido y me entrego. Pero a partir de ahora tú también estas muerto… muerto para el mundo, para el cielo y para la esperanza. En mi existías… Y observa esta imagen, que es la tuya, porque al matarme te has asesinado tú mismo.

La hipótesis autobiográfica de una partición del yo se ve vigorizada por la admisión del narrador de que «William Wilson» es en realidad un aliasEn cualquier caso, no parece casual que al separar el nombre William queda Will-iam. Por otra parte, si se quita Will (voluntad, deseo), queda Iam, que al separarlo queda I am. Dándole un sentido en inglés a estas palabras y juntándolas con el apellido Wilson, se traduce y da como resultado: “yo soy Wilson”; "mi voluntad es Wilson" o bien "Yo seré Wilson"; dejando para otro análisis la partición posible de la palabra "Son", que significa hijo.

Otros ejemplos del doble en la literatura

Poe no es el único escritor que ha trabajado con su doble. Existen más escritores como Fiódor Dostoyevski, quuien escribió "El doble" en 1846), Robert Louis Stevenson (El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, 1886) o Jorge Luis Borges con su obra (El otro, 1975), por mencionar sólo algunos ejemplos.

A diferencia de cómo se encuentra retratado este tema en la literatura de Poe (el doble de William Wilson se presenta como ajeno a la vida de dicho personaje, inclusive el dialogo que existe entre él y su doble es casi nulo) en Borges ocurre todo lo contrario: Él sí reconoce que es su doble pero con otra edad, tanto es así que llegan a citarse para comprobar que no es un sueño, pero ninguno de los dos llega a la cita.

Otro relato literario en el cual lo autobiográfico adquiere matices interesantes, así como una significación psicológica profunda es el mini cuento "Borges y yo", del insigne escritor argentino:

Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario bibliográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVIII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir, para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar, quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por lo demás yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y sólo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y lo infinito, pero esos juegos son de Borges y ahora tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro. No sé cual de los dos escribe esta página.

Conclusiones

Cabe plantearnos la hipótesis de que esa relación existente entre Poe y William Wilson -con el consecuente efecto ominoso que produce- cumple una función, no es arbitraria. Al parecer, dados los acontecimientos traumáticos vivenciados en su temprana infancia, ha sido necesario sublimar para no enloquecer.

A pesar de su corta vida, ha podido dejarnos un legado inmenso por medio de sus obras, las cuales han tomado mucha relevancia en distintos ámbitos sociales, culturales, políticos, etc.

Poe fue un hombre que jamás llego a pensar que sus escritos lograrían generar tanta controversia. Lo que llegó a plasmar en hojas, ahora son parte de la subjetividad de cada lector que se acerca a sus cuentos y ha de recordárselo como un gran narrador de eso "otro" que está en el reverso de la psique humana. Citando a Freud: "La ficción abre el sentimiento ominoso a nuevas posibilidades, que faltan en el vivenciar".

Por José Luis Pantoja Gutiérrez, alumno de la Academia de Psicoanálisis Madrid S.L.

Compartir
Más articulos
Cerrar X