Guía básica de Psicoanálisis

En nuestra Academia encontrarás una sencilla guía de todos los conceptos básicos del Psicoanálisis: ¿Qué estudia? ¿Para qué sirve? ¿Cómo interviene sobre el sufrimiento humano? ¿Cuál es su importancia, su método y sus objetivos? Ingresa aquí para conocer más acerca de esta apasionante doctrina.

Guía básica de Psicoanálisis
Esta es la información que encontrarás en este articulo:

¿Qué es el psicoanálisis?

Muchas veces definido (erróneamente) como subconsciente, el inconsciente es un conjunto de deseos, tendencias, impulsos y motivaciones que se encuentran presentes en las personas de una manera silenciosa, enigmática y desconocida para nosotros mismos. La paradoja señalada por el padre del psicoanálisis es que estos contenidos “latentes” tienen consecuencias decisivas en nuestro modo de sentir, de vincularnos y de padecer.

El psicoanálisis es una teoría, un método de investigación y una terapia para el tratamiento del sufrimiento humano. Fundada por el médico vienés Sigmund Freud a mediados del Siglo XIX, esta corriente de la psicología tiene como rasgo característico y diferencial el hecho de que considera, en el abordaje del alma humana, un novedoso objeto de estudio: el inconsciente.

Haciendo un resumen, los aspectos centrales que caracterizan los procesos inconscientes son: 1) Su ajenidad respecto del Yo. El sujeto no los reconoce como propios; por el contrario, los caracteriza como absurdos y disparatados y 2) Su carácter insistente y repetitivo: es decir, que las ideas no reconocidas por el sujeto suelen llevarlo a “tropezar una y otra vez con la misma piedra”, como se acostumbra a decir de ordinario.

¿Qué estudia el psicoanálisis?

Es un hecho advertido por Freud desde sus primeras investigaciones que a las personas nos resulta agradable creer que somos dueños de nuestras acciones, de nuestras decisiones, de nuestros pensamientos y, en definitiva, de nuestro destino. Así como nos gusta creer que somos libres, también somos afines a la idea de que somos conscientes de nosotros mismos: que sabemos lo que sentimos, lo que pensamos y lo que deseamos.

Ahora bien, a partir de su estudio de las neurosis, Freud concluye que hay un sinnúmero de factores y circunstancias que exceden nuestra voluntad racional y que son, no obstante, determinantes para nosotros: nuestro nombre propio, quiénes son nuestros padres, el lugar donde nacimos y donde crecimos, el modo como nos quisieron, cómo nos hablaron, cómo nos trataron… las expectativas, deseos, demandas y exigencias que otros, a sabiendas o no, proyectaron en nosotros. Todo esto está presente en cada uno, ya sea que lo tengamos en cuenta o no.

El objetivo del psicoanálisis

La tesis central de Freud tal como la expresa en una de sus obras culmines, El Yo y el Ello, es que al entrar en contacto con sus contenidos inconscientes y reconocerse en ellos, el sujeto puede a la vez encontrar un límite y una regulación a su propia repetición, es decir, a aquello que repite de manera compulsiva sin saber por qué lo hace y aun cuando hacerlo lo lastime y lo perjudique. El objetivo del psicoanálisis, para decirlo en palabras del propio Freud, es que “donde ello era, yo advenga”.

El método psicoanalítico

Para que esto ocurra, para que esto sea posible, son necesarios dos factores: en primer lugar, debe existir una pregunta por parte del sujeto que haga que éste solicite la iniciación de un tratamiento con enfoque psicoanalítico. Es decir, un interés del sujeto en adentrarse en estas preguntas, en saber de sí: ¿por qué sufre como sufre? ¿por qué le pasa lo que le pasa? en definitiva… un deseo de conocer las determinaciones que lo habitan. 

Por otra parte, es fundamental que el analizante establezca una relación transferencial (¿qué es la transferencia en psicoanálisis?) con el psicoanalista, quien además de dirigir el tratamiento, guiará al paciente, lo acompañará en su recorrido y lo ayudará a encontrarse con el núcleo de su propia repetición. 

¿Es éste un camino sencillo, alegre y sin sobresaltos? No. Por el contrario, el método psicoanalítico es arduo y costoso tanto en términos de tiempo como de dinero. Ahora bien, hemos de tener en cuenta que, en general, las personas pagamos un altísimo precio para sostenernos en la ignorancia respecto de nuestros sentimientos. Ese precio es el sufrimiento, la insatisfacción, la postergación. Es lo que Freud llamó Neurosis: Las personas no siempre queremos nuestro bien y muchas veces sacrificamos nuestra vida y felicidad con tal de no saber.

¿Cómo funciona?

En este breve video verás algunos de los principios fundamentales de la clínica psicoanalítica y comprenderás cómo interviene sobre el sufrimiento humano.

Conclusión: la importancia del Psicoanálisis

El psicoanálisis estudia el sufrimiento humano y es por esto que es capaz de curarlo. Porque encuentra un modo de hacer con este sufrimiento. Aporta a la posibilidad constructiva de un modo más sano de vivir que aquel que el sujeto está constreñido a repetir por estructura. En ello reside su carácter subversivo, su enorme importancia y es éste el motivo por el cual el psicoanálisis ha revolucionado a la filosofía, la psicología y al ambiente intelectual y científico desde el Siglo XIX hasta nuestros días. 

Al establecer que “el yo no es amo en su propia casa”, los descubrimientos del psicoanálisis nos han infligido a los seres humanos nuestra tercera herida narcisista (antes habían sido Copérnico y Darwin los “herejes”) al mismo tiempo que nos han brindado la ocasión única e invaluable de preguntarnos acerca de los deseos que habitan lo más íntimo de nuestro ser.

Guillermo Miatello. Psicoanalista. Director de Academia de Psicoanálisis.

Sigmund Freud

 

Compartir
Más articulos
a
Cerrar X