¿Qué es la Fijación y cómo funciona? Aprende a identificarla

La fijación es un fenómeno típicamente neurótico: implica el detenimiento de la energía de una persona en etapas o fases de su desarrollo psicosexual. Es causa de sufrimiento, de malestar y sobretodo de una tenaz tendencia a la repetición. ¿Quieres conocer más sobre este tema? ¡lee este artículo!

¿Qué es la Fijación y cómo funciona? Aprende a identificarla
En este artículo encontrarás:

¿Qué implica tener una fijación? Introducción

Todas las culturas del mundo, pasadas y presentes, han intentado preservar lo que son a través de objetos, tanto materiales como inmateriales, usando además diferentes mitos para legitimar la necesidad de su memoria. La preservación es tan natural y antigua como la idea misma del hombre. Un buen ejemplo de ello lo vemos expresado en la pintura rupestre en las Cuevas de Altamira.

Por su parte, la fijación es la manifestación de un fenómeno psíquico que intenta expresar una situación anímica de carácter inconsciente. En ella, un quantum energético del psiquismo llamado libido regresa y se detiene reiteradamente en formas infantiles de obtención del placer.

Como ideas generales acerca del concepto tenemos que la: «fijación infantil [es una] perturbación del desarrollo libidinal» (Ferenczi, s.f.  p. 148). Y que: «Todos los seres humanos experimentamos fijaciones que permanecen como deseos inconscientes insatisfechos y reprimidos, que configuran así disposiciones latentes» (Chiozza, p. 72).

El concepto de fijación nos permite pensar cómo la libido puede estancarse en la parcialidad de las zonas erógenas (boca, mirada, ano, oídos, genitales) o también en los objetos prohibidos que una vez nos dieron satisfacción para,  desde allí, influir en nuestro carácter como una manera de preservarnos, siguiendo el camino de los célebres mecanismos de defensa del yo.

Podríamos decir que tenemos una fijación cuando sustituimos “inadecuadamente” la actividad de una zona erógena, por otra diferente a la de su función biológica con el fin de hallar un placer reprimido experimentado en la vida sexual infantil, y que está alejado de la función del órgano en cuestión.

Un ejemplo característico de fijación es la del consumidor de tabaco o la acción de comerse las uñas: se niega en dichos actos no sólo el perjuicio a la salud, sino también la función de nutrición de la boca es sustituida por acciones alternativas que producen descarga de tensiones y satisfacción pulsional, conjugando en una misma actividad la fijación y la regresión a la etapa oral.

Fijación psicoanálisis

¿Qué son las fijaciones para Freud?

Para Freud el carácter de una persona es el resultado de las excitaciones accidentales ocurridas en su historia sexual infantil, así como de las pulsiones que han determinado los modos de obtención de placer, a los cuales el ello  ha quedado fijado por exceso o por defecto (esto es, por una perturbación).

La fijación (o ligadura libidinal) intensa puede ejercerse hacia una persona, una idea, partes del cuerpo o representaciones de objetos. Esto influirá en la manera en que alguien establezca un vínculo afectivo más o menos neurotizado con sus semejantes y con la realidad material; configurando también una fuerte predisposición a síntomas neuróticos.

Entiende Freud (2001) que «…el hecho de la fijación puede ser definido diciendo que un instinto, o una parte de un instinto, no sigue la evolución prevista como normal y permanece, a causa de tal inhibición evolutiva, en un estadio infantil» (p. 1.520).

En este sentido, la fijación apunta a la inscripción de contenidos reprimidos que perduran en el carácter de forma inconsciente y a los cuales se han adherido las pulsiones para configurar un modo específico de gozar en la vida adulta. Por ello, la fijación tiene que ver con el Complejo de Edipo, que implica la manera en que, desde nuestro inconsciente, elegimos nuestra vida amorosa y buscamos el placer.

Cuanto más fuerte es una fijación, más propenso se es a regresar a los objetos o etapas infantiles que una vez procuraron satisfacción. Cabe destacar que se regresa a ciertos objetos o etapas como defensa frente a obstáculos de la vida actual, es decir, es un modo de esquivar la castración sustituyendo la realidad efectiva por la fantasía, pues según el neurótico “todo tiempo pasado fue mejor”.

Las fijaciones según Freud

¿Qué pasa si hay una fijación en la etapa oral?

Como podrás notar, la fijación oral se relaciona con el deseo de chupar y puede abarcar actitudes como: sexo oral, tabaquismo, onicofagia, trastornos alimenticios, adicciones a la comida, alcoholismo, entre otros.

De manera general se puede decir que la fijación oral es la reiteración a llevarse todo a la boca con el fin de obtener un placer en chupar, morder, tragar o hablar, manifestándose la energía libidinal a través de la boca y en ello incorporar rasgos de un objeto a través de la identificación.

Al ser la etapa libidinal más primitiva, algunos analistas como S. Ferenzci, K. Abraham o  Fenichel vieron en el retorno a la oralidad una detención de la libido que no pudo integrarse funcionalmente hacia una meta genital.

Es por ello que estos autores han hablado del carácter y del erotismo oral, en función de una privación o exceso de placer vivido en dicha etapa, que puede incidir en la formación de varios padecimientos y actitudes como:

  • Fobia a animales que muerden.
  • Pesimismo.
  • Melancolía.
  • Aversión a cuidarse a sí mismo creando vínculos amorosos con dependencias patológicas.

Es decir, la fijación oral será una forma de inscribir conflictos de dependencia, desilusión y privación que el sujeto tuvo con su madre, como bien afirma Fenichel (citado por Galimberti, 2002): «Las personas de este tipo piden y exigen siempre mucho, no abandonan su objeto y se pegan por ‘succión» (p.771)

Fijación en la etapa oral

Fijación en el arte. Ejemplo

En el arte podemos encontrar narrativas que ilustran el tema tratado y podemos pensar cómo una fijación puede motivar pensamientos, afectos y conductas que rayan en la locura o desborde pulsional. Un ejemplo de ello lo hallamos en la canción «Stan”» de Eminem.

En su relato y vídeo, se muestra como un fan (“Stan”) se identifica con el rapero e incorpora rasgos idealizados en su propia personalidad, quedando fijado a la imagen de Eminem y a su mirada como demanda de reconocimiento, hasta el punto de tener delirios erotomaníacos y una obsesión por sus canciones e historia personal, situación que le hace incapaz de tolerar frustraciones y desplegar su libido sobre otros objetos y ámbitos de vida:

¿Cómo tratar la fijación de una persona?

En la neurosis hay una dificultad para que el sujeto pueda renunciar a sus fijaciones infantiles y pueda crecer, es decir, pueda aprender a perder: Ir desligándose de imagos, personas, fantasías, etapas u objetos arcaicos que lo han situado en la repetición, la regresión y la reedición de un goce paradójico.

El método psicoanalítico puede pensarse como una cura que introduce al sujeto en la castración a través de la palabra, enfrentándolo con la posibilidad de desligarse de las condiciones u objetos a los que la persona ha quedado fijada y que le impiden acceder a nuevas posiciones.

A partir de su regla fundamental: «Hable», el psicoanálisis propone una exhortación al saber inconsciente y, por tal, a que el sujeto articule la poca verdad a la que pueda acceder en torno al deseo inconsciente que lo habita. Para ello, al analista puede ubicar la composición de la demanda inconsciente y plantear una pregunta respecto de por qué el paciente no puede dejar de responder a la demanda del Otro que lo "fija" en un lugar especial.

A través de la asociación libre y las interpretaciones del analista, se podrá habilitar una rectificación subjetiva frente a los eventos de vida del analizante, ya no desde una posición infantil que involucra una o múltiples fijaciones pulsionales, sino precisamente, produciendo la pérdida de dicha posición para abrirse a lo ignoto e impredecible de la vida adulta.

Por: Psic. Kevin Samir Parra, redactor en la Academia de Psicoanálisis, Madrid SL.

Referencias y fuentes bibliográficas:

  • Chiozza, L. (2008). Obras completas. Tomo XIX. Cancér. Capítulo VII Una concepción psicoanalítica del cáncer (2010). Buenos Aires: Libros del Zorzal.
  • Ferenczi, S. (s.f.). Obras completas. Síntomas transitorios en el desarrollo de un psicoanálisis. Edicion digital.
  • Freud, S. (2005). Obras Completas Tomo II. XLII Observaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia («dementia paranoides») autobiográficamente descrito. (1910-11). Argentina: El ateneo editorial.
  • Galimberti, U. (2002). Diccionario de psicología. México D.F: Siglo XXI editores.

¿Quieres estudiar en profundidad los conceptos presentes en este artículo? Te invitamos a conocer nuestro Curso Online de Especialización en Psicoanálisis en el cual podrás acceder a una lectura sistemática y ordenada de la teoría y de la clínica de Freud y Lacan de una manera guiada, tutorizada y 100% online. Puedes realizar el Master en Psicoanálisis a tu propio ritmo, sin horarios y desde la comodidad de tu hogar. Para saber más ¡haz clic aquí!

Artículos relacionados:

Masoquismo: definición, tratamiento, ejemplos y más

¿Qué es la histeria? Síntomas, causas y más

¿Qué es la represión?

Compartir
Más articulos
Cerrar X