Sabina Spielrein: Vida, obra y aportes al psicoanálisis

Además de ser conocida como la amante de C. G Jung y la pieza central del vínculo que unió a éste con Freud; Sabina Spielrein fue pionera en el campo psicoanalítico infantil y aportó uno de los términos más populares de la psicología: El instinto Tanatos. ¿Quieres saber más? ¡Lee este artículo!

Sabina Spielrein: Vida, obra y aportes al psicoanálisis
En este artículo encontrarás:

Introducción: ¿Quién fue Sabina Spielrein?

Sabina Spielrein nace en una de las ciudades más antiguas de Rusia: Rostov; el 7 de noviembre de 1885, en el seno de una familia judía de clase alta. Fue la primogénita de cuatro hermanos. Su madre era dentista y su padre comerciante.

En 1911 culminó sus estudios en medicina, doctorándose en psiquiatría con su tesis: «El contenido psicológico de un caso de esquizofrenia» donde aplicó a un paciente con esquizofrenia el test de asociación de palabras-estímulos elaborado por Jung, para encontrar el fundamento discursivo del sujeto en cuestión y relacionarlo con contenidos de la mitología, otorgándole una coherencia e interpretando el significado latente del caso.

En 1912 se traslada a Viena y desarrolla una segunda obra titulada: «La destrucción como causa del nacimiento» que es leída por ella ante grandes personalidades del movimiento analítico, tales como: Otto Rank, Hans Sachs, Wilhem Stekel y el propio Freud, con quien había mantenido una comunicación por cartas, a raìz de su romance con Jung.

Ese mismo año se traslada a Berlín y se casa Paul Scheftel (de quien se separararía, posteriormente, en 1915), el padre de sus dos hijas: Renata y Eva. Desde 1912 hasta 1926 comienza su despliegue como investigadora del alma humana y su ejercicio como psicoanalista y pediatra en varias ciudades europeas, como Ginebra, Múnich, Berlín, Lausana y Moscú.

Sabina Spielrein y el psicoanálisis

Sabina Spielrein: pionera del psicoanálisis y la pediatría

Spielrein formó parte de la Asociación psicoanalítica de Berlín y organizó en Ginebra y Moscú una sociedad psicoanalítica. Asimismo, fue profesora de psicoanálisis en el instituto Rousseau de Ginebra y, también, grandes personalidades como el lingüista Charles Bally y el psicólogo Jean Piaget se analizaron con ella.

Por su parte, en Moscú, trabajó con el gran psicopedagogo Let Vygotsky y ejerció como docente de psicoanálisis, desarrollando una cátedra de psicoanálisis infantil en dicha ciudad, vertiendo sus esfuerzos investigativos y psicoterapéuticos en la naturaleza del psiquismo infantil.

Debido a las ideas políticas imperantes del régimen stalinista que permeaban la sociedad rusa,  a partir de 1929 la enseñanza y práctica del psicoanálisis fue prohibida, diluyéndose el círculo analítico en dicho país. Por lo que su actividad investigativa disminuyó para dedicarse como pediatra y directora en un hogar para lactantes y niños ubicado en Rostov.

Finalmente fue fusilada junto a sus dos hijas en el año 1942 en una sinagoga judía ubicada en Rostov, su ciudad natal, en manos de soldados alemanes del ejército Nazi durante la segunda Guerra Mundial.

Sabina Spielrein: pionera del psicoanálisis y la pediatría

La relación de Sabina Spielrein y C.G. Jung

«La libido es la fuerza que lo embellece todo y, en ciertos casos, que puede destruirlo todo» (Jung, citado por Spielrein, 2021, p. 1).

Debido a una infancia difícil, determinada por la actitud violenta, humillante y recurrentes chantajes de suicidio por parte de su padre y frente a una madre indiferente y a veces violenta; el carácter de la niña Spielrein oscilaba entre fuertes llantos, una risa incontrolable y frecuentes episodios de masturbación para hacerle frente a su malestar; según relata el historial clínico de Jung.

A sus dieciseis años fallece su hermana menor con quien mantenía una relación estrecha, lo cual desencadena un episodio de despersonalización histérica, razón por la que es hospitalizada en un psiquiátrico tradicional para ser tratada con electrochoques, “terapia” que se estilaba usar en pacientes psiquiátricos e histéricos a fines del siglo XIX e inicios del XX.

Sin embargo, a sus 18 años (en agosto de 1904) fue hospitalizada en otro psiquiátrico dado que su situación no mejoraba, a saber en el Burghölzli de Zurich y fue tratada por C.G. Jung, quien diagnosticó en ella una neurosis histérica, empleando por un lado el método psicoanalítico propuesto por Freud y a su vez, sugestiones para el fortalecimiento de su ego, hasta Junio de 1905, tiempo en que fue dada de alta.

Su tratamiento tuvo varios altibajos, caracterizados por un comportamiento desafiante y provocador ante la autoridad, expresado por mutismo, agresividad e irritabilidad. Asimismo, presentaba oscilaciones del estado de ánimo y una tendencia a la despersonalización, sobre todo cuando su psiquiatra de cabecera Jung tenía que ausentarse y debía ser tratada por Bleuler.

En 1905 se matricula en la facultad de medicina de la Universidad de Zurich, y al mismo tiempo se incorpora como ayudante de los trabajos de Jung y Riklin sobre el test de asociación de palabras-estímulos. Durante este período continúa como paciente de Jung hasta 1909, período en que se involucra amorosamente con su analista.

La relación Spielrein-Jung

Sabina Spielrein en la gran pantalla

En el año 2011, el director canadiense David Paul Cronenberg dirigió un film de drama psicológico llamado «Un método peligroso», basado en la historia de los primeros años del psicoanálisis y, en específico, del inicio profesional de un joven C.G Jung dentro del hospital Burghölzli, quien atiende a Spielrein (interpretada por Keira Knightley) a través del método esbozado por Freud.

Spielrein fue una figura central dentro del movimiento analítico pues, más allá de sus aportes teóricos, auspició una manera de concebir la psicodinámica de un caso. Al ser la primera paciente de Jung, éste tuvo dificultades a lo largo de su tratamiento, por lo cual se vio involucrado sentimentalmente, siendo una de las razones por las que Jung contacta a Freud y éste empieza a pensar el concepto de contratransferencia.

Sabina Spielrein en el cine

Aportes al psicoanálisis

«En la neurosis predomina el componente destructivo, que se manifiesta en todos los síntomas de la resistencia contra la vida y el destino natural» (S. Spielrein, 1912, p.14)

Como muchos grandes investigadores de la talla de Charles Darwin, Jean Piaget, Melanie Klein o A. Bandura; S. Spielrein desarrolló un estudio de la psique infantil temprana por vía de la observación directa y sistemática de su primogénita Renata.

A través de sus observaciones llegó a ideas centrales en torno al lenguaje humano. Formuló que el pensamiento y la expresión verbal de los niños es un discurso privado, es decir, un discurso mítico mediante el cual los niños elaboran preguntas y se responden a sí mismos a través de explicaciones simbólicas sobre el mundo. 

En este sentido, fue una de las pioneras en relacionar la lingüística con el psicoanálisis, e influyó en la teoría construccionista de Lev Vygotsky y Alexandr Luria, con quienes trabajó en su estadía en Moscú.

En 1912 con su obra «La destrucción como causa del devenir» postula, apoyada en la biología, que hay un instinto primitivo y sádico que no sólo se contrapone sino que de manera dialéctica constituye a la pulsión sexual: «Durante la reproducción se produce la unión de una célula femenina y una masculina. De este modo, la unidad de cada célula se destruye y del producto de esta destrucción se origina una nueva vida» (p.3)

Por otra parte, basada en la mitología, en la idea del inconsciente colectivo de Jung y en la observación clínica de sus pacientes diferencia «el instinto de conservación de la especie» del «instinto de conservación personal». Este último es una fuerza estática que nos protege de influjos externos y permite la homeostasis del Yo, por lo que tiene un componente positivo.

El primero, por su parte, es una fuerza dinámica compuesta por una ambivalencia positiva y negativa que tiende a la transformación o “resurrección” (ciclo simbólico muerte-vida) del individuo hacia una forma nueva que va del «Yo» al «Nosotros», por lo que la autora afirma: «No puede producirse ninguna transformación sin el aniquilamiento del estado precedente» (p. 15).

Para la autora, la pulsión sexual es de entrada una pulsión de muerte, en tanto que implica la transformación del Yo. «¡Sin destrucción el devenir es absolutamente imposible!» (p.20) nos dirá, mientras iguala la procreación a la castración, concepción que influyó en Freud para considerar su teoría de la pulsión de vida y de muerte, y repensar su teoría sobre la neurosis y del principio de placer que resultará en su famosa segunda tópica.

Sabina Spielrein: aportes al psicoanálisis

10 Frases de Sabina Spielrein

Las siguientes frases fueron extraídas de su libro de 1912, titulado «La destrucción como causa del devenir» única obra de nuestra autora que ha sido traducida al español hasta ahora. Entre algunas frases llamativas tenemos:

  1. «Buscamos lo que se parece a nosotros (los padres, los antepasados), aquello en lo cual la misma partícula del Yo puede disolverse, porque la disolución en lo similar no se produce de un modo violentamente destructivo sino casi inadvertidamente».
  2. «Las palabras no son más que símbolos que sirven para darle, a lo que es personal, una forma universalmente humana y comprensible, es decir quitarles la impronta individual».
  3. «El lenguaje está hecho a propósito para confundir a uno mismo y a los demás»
  4. «Dado que en el amado uno ama a los padres, que se le parecen, es comprensible que también busque revivir en la realidad el destino de los antepasados, especialmente de los padres»
  5. «El niño es auto-erótico porque asume un rol pasivo frente a los padres; debe luchar para obtener el amor de los padres y debe esforzarse en complacerlos: debe imaginar cómo puede ser amado, y por eso debe transferirse al lugar de sus padres»
  6. «Cuando los padres hacen enojar al niño, la reacción normal de éste debería ser un acto de venganza; el niño no puede llevar a cabo tal venganza, y por eso dirige la rabia contra cualquier objeto.»
  7. «El mismo acto de la procreación consiste en una auto-anulación… debes comprender cómo hacer para superarte a ti mismo (destruirte)»
  8. «En el amor, la disolución del Yo en el amado es al mismo tiempo la más fuerte afirmación de uno mismo, es una nueva vida del Yo en la persona del amado»
  9. «el modo de pensar de nuestro inconsciente corresponde al modo de pensar consciente de nuestros antepasados»
  10. El origen de la muerte está en la vida misma, así como el de la vida está en la muerte. El desarrollo y el nacimiento del niño se producen a expensas de la madre, el mayor peligro lo corre la madre en el momento del parto. La madre es dañada.

El pensamiento de Sabina, estuvo influido principalmente por las teorías de Jung, Freud, Bleuler, Stekel, Rank y de Nietzsche, así como de la filosofía antigua, la filosofía de las religiones, la biología de su época y la mitología.

Obras de Sabina Spielrein

Spielrein fue una autora prolífica y de gran inteligencia. Durante su vida publicó alrededor de veintinueve obras que abarcaron temáticas no sólo del psicoanálisis infantil, sino también sobre lingüística, psicología evolutiva y el desarrollo del lenguaje. Entre sus obras destacan:

  • 1911: Acerca del contenido psicológico de un caso de esquizofrenia (tesis doctoral)
  • 1912: La destrucción como causa del devenir
  • 1912: Contribución al conocimiento de la mente infantil
  • 1912: La masturbación en el simbolismo del pie
  • 1914: Simbolismo animal y fobia en un niño
  • 1915: Un fallo inconsciente
  • 1916: Las expresiones del complejo de Edipo en la edad infantil
  • 1920: El sentimiento de vergüenza en los niños.
  • 1920: Acerca del surgimiento y desarrollo del lenguaje hablado
  • 1920: La teoría de la gestación de Renatita
  • 1922: El origen de las palabras infantiles «papá» y «mamá»
  • 1923: El automóvil: símbolo del poder (de la potencia) masculina
  • 1923: Algunas analogías entre el pensamiento del niño, el de la afasia y el pensamiento inconsciente
  • 1923: Algunos pequeños mensajes desde la vida infantil
  • 1923: El tiempo en la vida psíquica subconsciente
  • 1931: Dibujos infantiles con los ojos abiertos y cerrados

Para finalizar, a Sabina se le atribuye una influencia directa en desarrollos conceptuales como el ánima y el anímus, o la sombra que son arquetipos que según Jung habitan en las profundidades de nuestra psique y operan en gran medida en la forma como experimentamos el mundo y determinan nuestra personalidad, nuestros sueños o síntomas.

Referencias:

Fuentes, B., Martinez B., Piñeiro S., y Angosto, T. (2007). Biografía de Sabina Spielrein (1885-1942): una historia de los primeros años del psicoanálisis. HISTORIA DE LA PSIQUIATRÍA. Servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo. Hospital Nicolás Peña. Calle Camelias, nº 109. 36211.

Spielrein, S. (2021). La destrucción como origen del devenir (1912). Artículos clínicos. clásicos-psicoanalíticos. INDEPSI-ALSF. Traducido por Inés Arteaga.

Por: Psic. Kevin Samir Parra, redactor en la Academia de Psicoanálisis Madrid, S.L

Artículos relacionados

Melanie Klein: Una autora central de la psicología infantil

Nietzsche y el psicoanálisis

¿Quieres estudiar en profundidad los conceptos presentes en este artículo? Te invitamos a conocer nuestro Curso Online de Especialización en Psicoanálisis en el cual podrás acceder a una lectura sistemática y ordenada de la teoría y de la clínica de Freud y Lacan de una manera guiada, tutorizada y 100% online. Puedes realizar el Master en Psicoanálisis a tu propio ritmo, sin horarios y desde la comodidad de tu hogar. Para saber más ¡haz clic aquí!

Compartir
Más articulos
Cerrar X