Símbolo, signo y significado

El descubrimiento freudiano remite al deletreo del inconsciente que, como un orden simbólico, divide al sujeto. El tema del Símbolo y Signo en psicoanálisis es fundamental para comprender la operatoria de la clínica. Si quieres reflexionar porqué; ¡adelante continúa leyendo!

Símbolo, signo y significado
En este artículo encontrarás:

Introducción: Signo e identidad como sustrato ontológico

Preguntarse por el estatuto ontológico de los entes en sus diferentes expresiones (material o psíquica-ideal) nos lleva a enmarcarlos como lenguaje y como identidad, de lo que la siguiente cláusula de reflexividad da cuenta: «cada cosa es lo que es».

Lo anterior se signa “a=a”. Esto es equivalente a decir que para cada identidad, al introducir la idea de relación, que necesita por lo menos dos elementos asociantes, se da la misma identidad, es decir, una cosa relacionada consigo misma es igual a sí misma.

  • Identidad: a
  • Relación: a ---- a
  • Igualdad: a = a

Para Lacan y C.S Pierce, “el signo es lo que representa algo para alguien”. Los signos que se utilizan para enunciar a los entes son las maneras de representarlos.

Pero enunciar una identidad, esto es, señalarla a través de un signo, no expresa nada distinto fuera de la identidad. Se desea también enunciar qué es la cosa, las relaciones intrínsecas que se dan en ella para así lograr un conocimiento de la misma.

Sin embargo, rozamos con la dificultad de que puesto que la identidad es enunciada a través del entramado lingüístico, aquélla no puede expresarse en términos de certeza en la clínica psicoanalítica ya que «la verdad tiene estructura de ficción» (Lacan). La aplicación imaginaria del lenguaje enuncia las identidades de manera imaginaria.

¿Qué es el Símbolo y Signo en psicoanálisis?

Bien decía Lacan (Escritos volumen 1): “El hombre habla pues, pero es porque el símbolo lo ha hecho hombre” (p.267). Como vimos en el apartado anterior, el signo posee una relación existencial, contigua con un objeto al que representa y un vínculo univoco con el significado. P. ej: El humo es signo de fuego.

Símbolo y signo en psicoanálisis se diferencian porque el primero no representa un vínculo fijo con algún significado, ni una relación existencial con un ente. Es la dimensión del significante como unidad básica vaciada de índice que compone al lenguaje. Bien dice Lacan “el significante es unidad por ser único, no siendo por su naturaleza sino símbolo de una ausencia” (Ec, p.36)

Esto conlleva, por un lado, a admitir que la comunicación se sostiene en un malentendido, pues el significante es equivoco y ambiguo. Por otro lado, a establecer una clara diferencia de la concepción clínica de los síntomas en psiquiatría o psicología. P. ej: Si leemos el DSM, aparecen una serie de criterios que funcionan como signos de una patología.

Mientras el psicoanálisis concibe al síntoma neurótico como una metáfora (símbolo) de lo reprimido, relacionado con el orden discursivo y, más precisamente, con la cadena de significantes del analizante que no tienen un significado predeterminado a modo de un baremo o signos de un manual.

El Significante, la comunicación y el Inconsciente

Lacan en sus Escritos enuncia: “Es el mundo de las palabras el que crea el mundo de las cosas, primeramente confundidas en el hic et nunc del todo en devenir, dando su ser concreto a su esencia, y su lugar en todas partes a lo que es desde siempre”. (Ec. P.267)

Podríamos pensar que existen varios niveles de la comunicación y del significado:

  1. Podemos mencionar un “Nivel imaginario o del sentido común”: donde las palabras representan y significan a la cosa designada; es decir, las palabras son signos de las cosas.
  2. Seguidamente, el nivel de la lingüística de F. Saussure: un significante o concepto no representará las cosas en sí, sino a aquello que signifique una imagen acústica, en otras palabras: un significante remite a un significado.
  3. Otro nivel, ya no tan intuitivo y contrario a los anteriores, apunta a la lógica del significante: el significante no remite a un significado sino a otro significante para producir el sentido.

Por el hecho de que existe la red del universo simbólico (la cadena significante) hay un saber articulado en el origen, y ese saber propicia una necesidad a repetir. Por ello, en el seminario 17, Lacan dice que “el Saber es un medio del goce” porque el goce tiene sustancia significante.

Con esto podemos pensar que “la verdad es medio dicha” (Sem 17), -cosa que le cuesta asumir al neurótico- pues no se puede decirla toda, en tanto que no se sostiene por la identidad del objeto, sino sobre el equívoco del discurso y la enunciación.

Lo anterior remite al descubrimiento freudiano: “el saber es cosa que se dice, es cosa dicha. Pues bien, el saber habla solo, esto es el inconsciente”. (Sem 17, p.74). Este nivel de la significación la podemos vincular al deseo (siempre mimético) mediante la pregunta: ¿Qué me quiere decir el analizante en aquello que habla? Cosa que recuerda Freud en el caso Dora: “¿Cuál es tu propia parte en el  desorden que te aqueja?

Identidades y relaciones: referencia y sentido

Siguiendo a Frege (1892): “De la referencia y del sentido de un signo hay que distinguir la representación a él asociada… la representación que yo tengo de él es entonces una imagen interna formada a partir de recuerdos de impresiones sensibles que he tenido, y de actividades internas que he practicado”.

El signo (nombre propio, conjunto de letras, rúbrica) tiene un sentido y una referencia: un modo de expresar un objeto dado. Para cada referencia se pueden dar múltiples sentidos que, empero, son sentidos de una misma referencia.

El sentido enuncia un conjunto particular de relaciones que se dan en una referencia. Dos sentidos distintos (a y b), se refieren a la misma identidad: a=b. «… la diferencia de signos corresponde también a una diferencia en el modo de darse lo designado», (Frege, 1892).

Como llegamos a ubicar un referente es a través de su sentido y éste es el que comúnmente se denomina conocimiento. Sí hay conocimiento de una identidad (las relaciones que se dan en ella), de tal manera que a pesar de ser enunciada de dos maneras distintas a través de signos distintos, se llega al mismo referente. El referente es cada uno de sus sentidos.

Por ejemplo: la idea del padre (referente) tiene tres modos enunciativos: sentido Imaginario, sentido Simbólico y sentido Real. El padre imaginario remite a la imagen del padre biológico con quien nos topamos e idealizamos, ya sea como bueno, o malo; es con quien hay rivalidad-amor.

El padre en lo simbólico es el Nombre del Padre: remite a cómo es puesta la ley, el relato o palabra del padre en el discurso de la madre; y el padre Real es quien encarna eficazmente la función de castración sobre el deseo materno.

Significante, significado y la función del psicoanalista

Siguiendo a Lacan: “Un significante es lo que representa a un sujeto para otro significante” (Sem 11) esto remite a lo siguiente: en sí mismo, un significante (S1) no significa nada, pues no se dirige al significado, sino que éste surge por la relación con otro significante (S2).

El psicoanálisis es una experiencia dialéctica, cuyo objeto de estudio es el Sujeto del ICC. Éste es un “asunto” o “tema” que se halla por efecto de lectura del analista sobre el discurso del analizante en momentos lógicos, por lo tanto, la interpretación es un acto de corte del material significante.

¿Esto qué quiere decir? Por un lado, que el significante es anterior al significado, (no hay una relación univoca entre el significado y el significante); por lo tanto la función del analista se basa en agujerear sentidos de las suposiciones de saber del paciente y diluir las posibles identidades cristalizadas que acarrean sufrimiento en su vida.

El “S1” o significante amo, es el agente que apunta a la identidad y habilita a una significación posterior; al ser cuestionado o agujereado bajo la pregunta del ¿por qué? Por ejemplo: “la vida”, o “muerte” (S1) se presentan  por una experiencia del lenguaje ¿o acaso los animales se preguntan por ello?

Como hay pulsión y no instinto, podemos preguntar ¿por qué se vive o muere? Ante dicha cuestión se despliega un saber que es un “S2” (El Saber del Otro). Lo cual podría responderse con “la gracia de dios”, que sería el referente tomado del lugar del código; del S2 como una significación del primer momento (S1), que aplasta al sujeto y lo divide.

La relación del S1 y S2 (como 2do momento) nos lleva al tercer momento: el Sujeto barrado, como objeto del referente. Remite a la división entre el saber del amo y la verdad como un enigma en el campo del Otro. Bien ilustra Lacan: “Allí donde pienso, no me reconozco, no soy, es el inconsciente. Allí donde soy, está demasiado claro que me extravío.” (Sem 17 p.108). Así la operatoria del analista se basa en delimitar ¿cuál es el sujeto que sostiene el síntoma?

Significante y referente en psicoanálisis

Siguiendo la concepción de símbolo y signo en psicoanálisis, observamos que hay un constante deslizamiento del significado bajo el Significante que produce no solo un malentendido en la comunicación sino una ilusión de identidad.

Así, por ej. Los sueños dan cuenta de la trasposición de significantes en una sola representación. O también un síntoma fóbico, da cuenta de la operatoria de ponerle a la angustia un significante.

¿Entonces, hay significados dados de antemano? Podríamos pensar con la teoría lacaniana que el significado es el residuo lúdico de la articulación de un significante con otro, es decir, el significado es una producción.

Además, podríamos preguntarnos con el fin de que emerja la referencia de un discurso: ¿Qué es lo que quiere dominar el discurso del analizante? Por ejemplo en el caso paradigmático de la histeria en psicoanálisis, ¿Qué desea Dora? o más precisamente ¿Quién desea en Dora?

El referente de su discurso era por un lado el síntoma: afonía, tos nerviosa y alteración del carácter; metáforas de su historia sexual reprimida. Pero tras ello, encontramos como referentes al padre quien ocupaba una situación impotente.

También, pero menos evidente la “Señora K” (la pregunta por la identidad), en quien Dora estaba animada por el deseo de saber acerca de sí misma mediante la identificación con el deseo del “señor K”.

Símbolo y signo en psicoanálisis; ¿Una praxis cartográfica?

Que haya conocimiento de una identidad no equivale a enunciar su universalidad: la identidad es lo único, lo individual. Ubicar identidades a través de sus relaciones parte de los contenidos con carácter imaginario para descubrir cómo cada uno de ellos se desarrolla particularmente y cómo son encapsulados como expresiones de un mismo significante.

Significante y referencia del signo se conjugan a través de la clausura o del corte de ellos mismos respecto de otros significantes o referencias (identidades). Cada psiquismo así necesita de un mapeo particular de las identidades, las cuales pueden ser enunciadas en infinitos significados. En este sentido ¿la formalización de la cual parte el analista tendría un carácter cartográfico?

Por una parte, al tomar el símbolo y signo en psicoanálisis e inferir a través de las palabras (signos imaginarios) a un referente designado, es operar el tránsito desde el eje imaginario al eje simbólico: significados múltiples que expresan al significante. Por tanto la “intervención psicoanalítica…debe ser equívoca” (Lacan, 1975, p. 35).

AutorKevin Samir Parra. Psicólogo. Redactor en la Academia de Psicoanálisis, Madrid S.L.


Referencias:

  • Lacan, J. (1975). Conferencias y charlas en universidades norteamericanas: YALE UNIVERSITY 24 de Noviembre de 1975. Charlas con los estudiantes. Respuestas a sus preguntas.
  • Lacan, J. (2009). Escritos Volumen I. Buenos Aires, Argentina: Siglo XXI, Ediciones.
  • Lacan, J. (2010-1964). El seminario de Jacques lacan libro 11. Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis 1964. Argentina: Paidós.
  • Lacan, J. (2008-1969). El seminario de Jacques Lacan. Libro 17, El reverso del psicoanálisis.1969-1970. Buenos Aires, Argentina: Paidós.

Frege, G. (1892). Sobre sentido y referencia. Zeitschrift für Philosophie und philosophische Kritik, 25-50.

Compartir
Más articulos
Cerrar X