Una lectura psicoanalítica del film Spider (2002) de David Cronemberg

Spider (2002) es un thriller psicológico dirigido por el canadiense David Cronenberg. En su trama, guión y potentes actuaciones se expresan con precisión algunos aspectos centrales de la psicosis esquizofrénica leída, como nos enseñó Freud, a la luz de las vicisitudes del Complejo de Edipo.

Una lectura psicoanalítica del film Spider (2002) de David Cronemberg
En este artículo encontrarás:

Morir ¿de placer?

Hace poco me encontraba yo viendo, en un canal educativo, el célebre experimento de Olds y Milner. En 1954, James Olds y Peter Milner hicieron un experimento que causó un gran impacto en la comunidad científica. Implantaron un electrodo en el núcleo accumbens de una rata. La función de ese electrodo era estimular eléctricamente esa zona para producir una descarga de dopamina. La rata tenía a su disposición una palanca que podía apretar para producir este efecto: cada vez que la apretaba, recibía una descarga.  

Mediante estas descargas repetidas, los propios animales podían activar por sí mismos el centro hipotalámico dedicado al placer, consiguiendo con esto "drogarse" con sus propias morfinas, por decirlo de algún modo. Lo sorprendente del asunto (o tal vez no tanto) es que se comprobó que las ratas se entregaban a esta conducta incluso dejando de comer o de practicar cualquier rutina, llegando a morir...de puro placer, como decía el narrador.

Un límite al goce

En el siglo XX se comenzó a utilizar el Haloperidol, un fármaco encargado de bloquear los centros de dopamina. Como bien sabemos, la dopamina es el neurotransmisor del placer. Lo curioso del asunto es que esta medicación se utilizaba para el tratamiento de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos.

El hecho de que el exceso de goce nos conduce a la locura es algo que ya los psicoanalistas veníamos diciendo desde hace algún tiempo. Que loco es aquel cuyo goce no tiene interdicción, límite, que carece de la inscripción de ese significante regulador que instituye el Nombre-del-Padre...

Es decir que, desde la perspectiva psicoanalítica, esa propia historia que entra en relación con nuestro organismo y lo altera no es otra cosa que el lenguaje que se encuentra, de alguna manera, tallado en el cuerpo formando un síntoma.

¿Hay un sentido en la locura?

Si bien la medicina sostiene que psicosis es una enfermedad orgánica y que es algo casi absurdo buscarle un sentido a la locura, esta no es la posición que representa el psicoanálisis. Por el contrario, la doctrina psicoanalítica sin ignorar la herencia ni la predisposición genética, se ha interesado tradicionalmente en buscar en la historia infantil, un sentido a la locura.

El analista tiene los ojos (y la oreja) abiertos en búsqueda de eso que no se quiere ver, pues el síntoma del sujeto mucho tiene, valga la redundancia, de subjetivo y mucho, fundamentalmente, de construcción simbólica.

Aunque haya un ramillete de genes, si se alucina con un olor determinado, cabe preguntarnos ¿por qué este olor y no otro? Si se alucina con un ventilador que insulta ¿por qué esa percepción y no otra? es lo que nos preguntamos los psicoanalistas...siempre preguntamos y nunca damos por sentada ninguna verdad.

Tal es la postura del psicoanalista bautizada por Lacan como "docta ignorancia" que vendría a representar algo así como "saber que no se sabe" o hacerse amigo/reconciliarse con el orden de no saber asociado a los complejos y enigmáticos asuntos del alma humana.

La continuidad salud-enfermedad

Menciono la alucinación por ser un síntoma clásico en la psicosis, aunque hay formas más discretas o sociales de estar "locos", como cuando nos enamoramos o soñamos, por ejemplo.

Es por ello que Freud planteaba un criterio continuista de la dicotomía salud-enfermedad, expresando que la salud era una cuestión de grados, de cantidad y no de calidad. Es decir: el asunto está en qué tanto nos alejamos mediante nuestros síntomas de la realidad efectiva.

Freud también decía que en los trastornos psicóticos "lo cancelado adentro retorna desde afuera", es decir, lo rechazado retorna persecutoriamente desde afuera como un pedazo de lo real alucinado. Jacques Lacan, el más célebre continuador de Freud, dirá a este respecto que lo que se encuentra forcluido/rechazado en el campo de lo simbólico retorna "desde lo real" en la forma de fenómenos elementales.

La psicosis: un fenómeno del lenguaje

La percepción sin objeto es un significante materno o paterno, una alusión, una representación, una metonimia, esto es, como si fuera una prótesis, un bastón que sostiene al sujeto cuando el significante primordial sobre el cual se edifica lo simbólico (el significante nombre-del-padre) no se encuentra adecuadamente inscrito.

Esta suerte de "prótesis" (los delirios, las alucinaciones) vienen pues a sustituir o a suturar funciones simbólicas que no están o que fallaron. Esa es su lógica, y la escucha psicoanalítica va exactamente en ese sentido: consiste en el estudio de cosas en apariencia nimias, insignificantes y sin sentido. Sobre la interpretación de estos "fragmentos de sinsentido" se apoyó Freud, señalando que no hay cosa más verdadera  que esos pedacitos de nosotros donde se cuela lo más real del sujeto.

Spider. Una lectura edípica de la psicosis

Spider es un thriller psicológico dirigido por el canadiense David Cronenberg. Está basada en la novela homónima de Patrick McGrath, quien es también el autor del guion de la película. Si bien el film (que se estrenó en el Festival de Cannes en el año 2002) fue muy elogiado por la crítica, su distribución no fue masiva.

En el Canadian Genie Awards obtuvo el premio al mejor director. Por otra parte, los protagonistas de la película (Ralph Fiennes y Miranda Richardson) recibieron el reconocimiento internacional por sus potentes actuaciones, especialmente Richardson, que encarna a varios personajes.

El film trata acerca de un niño solitario, hijo único de una madre plenamente dedicada al hogar y un padre que se pasa el día leyendo el periódico, yendo al trabajo y al bar sin ninguna interacción o contacto emocional con su mujer y su hijo, más allá de estas actividades cotidianas.

En este contexto, la madre le cuenta a su hijo una historia sobre la araña que pone sus huevos y los devora. Si, como ocurre en la psicosis, la función paterna falla y no hay un límite a la simbiosis madre-hijo, tal como la araña que come sus huevos, una madre llega a devorar a su bebé por amor.

El personaje ha estado internado en un psiquiátrico toda su vida desde que, en una alucinación, creyó matar por venganza a la asesina de su madre y a la amante de su padre, quien resultó ser su misma madre.

En ese entonces el protagonista fue internado en un hospital donde, luego de dar muestras de mejoría, es trasladado a una casa de cuidados en el barrio donde creció de niño. Esto lo lleva a recrear y rememorar su historia, provocando una nueva crisis psicótica con síntomas alucinatorios.

Entonces alucina, por ejemplo, con olor a gas, que representaría lo doméstico (una figuración de su madre) mientras se envuelve en periódico para protegerse. El periódico, por su parte, representaría lo paterno, lo masculino, el padre que debería hacer el corte entre la madre y el hijo y no lo hace.

Aportes de Melanie Klein

La psicosis hablaría de un derrumbe o de una falla inicial en las etapas más tempranas de la estructuración subjetiva, cuando aún no se ha llegado a consolidar lo que Klein llama la fase depresiva, en la cual se constituye el yo como un otro diferenciado del sí mismo-materno. Hipotéticamente, entonces, la falla en la adaptación en el caso de las psicosis ocurre antes de este periodo, quizás antes de los seis meses de vida.

Concediendo a la perspectiva médica la tesis de que la psicosis conllevan un quantum de predisposición genética o hereditaria, psicoanalíticamente nos interesan los traumas y fallas en la constitución que se añaden a esta tendencia y ejercne su impacto en el momento constitutivo donde el yo está más débil.

Una de las hipótesis centrales que nos propone el psicoanálisis es que esta falla en la adaptación ocurre a partir de una maternidad narcisista según la cual las necesidades del niño no son tomadas en cuenta como tales, es decir como provenientes del niño, sino que más bien se impone una crianza adultocentrista.

Esto se advierte con claridad en el film. Sumando al hecho descripto de que no hubo mayor estimulación del lazo social por parte de los padres, el niño parece no tener amigos y tampoco va a la escuela. Ni siquiera su propio nombre (Dennis) es respetado ya que su madre, llamativamente, se dirige a él bajo el seudónimo de "Spider" (araña).

Por su parte los padres, aunque parecen quererse, viven más bien una ficción en la cual aparentemente las cosas están bien, sin embargo, el padre se involucra poco en la crianza y la madre parece más bien ocupada en ganar la atención del padre, que reacciona con indiferencia a todo cuanto ocurre.

¿Cuán grave es todo esto para un niño, en el caso de que ocurra ni más ni menos que en las etapas de constitución y consolidación de su psiquis, es decir, en los primeros estadios de su desarrollo? La respuesta está muy bien retratada en el film que nos convoca hoy.

Y aun una pregunta más: ¿qué es lo que detona la enfermedad? Respecto de esta última pregunta, hay una escena en la cual la madre envía a su hijo al bar a buscar a su padre, luego de lo cual comienza un episodio con unas mujeres que él encuentra en el lugar. Allí, una de ellas lo seduce y le muestra un pecho. Quizás este episodio, conjugado con su despertar sexual, le produce angustia suficiente para el desencadenamiento de la enfermedad.

Como se advierte, si bien la psicosis parece un sin sentido, hay una lógica que se guarda en cada síntoma y el analista es quien se pregunta y pregunta a ese síntoma para que la historia psíquica y subjetiva comience a develar la lógica que lo subyace.

Puedes ver el film a continuación. Contraseña: 0005

Autora: Aribeth San Martín Hernández - Docente en la Academia de Psicoanálisis

¿Quieres estudiar en profundidad los conceptos presentes en este artículo? Te invitamos a conocer nuestro Curso Online de Psicología Infantil: Introducción a la Teoría de D. Winnicott en el cual podrás acceder a una lectura sistemática y ordenada de la teoría y de la clínica de Winnicott de una manera guiada, tutorizada y 100% online. Puedes realizar el Curso de Especialización en Psicología Infantil a tu propio ritmo, sin horarios y desde la comodidad de tu hogar. Para saber más ¡haz clic aquí!

Compartir
Más articulos
Cerrar X